jueves, 8 de mayo de 2014

Angel Suicida



Noche azul,
no es más que lo residual de tantos y tantos días soleados...
cuando nos recordamos,
es decir, cuando nos tocamos el corazón a distancia...
Mi refugio son los sueños, pues allí el tiempo no penetra.
Alli te encuentro, sin buscarte...
te beso sin peros, sin excusas...
Allí el lobo vigila que la muerte no nos asalte.

Noche Azul, que no es noche
tan sólo un eclipse más de los tantos milenarios que nos han acompasado.
mientras nuestros cuerpos se entretejen
en conversaciones que son tantas como las estrellas.
Mi casa eres tù, pues en tí mi paz descansa,
se quita los zapatos y hace de tí su cena.
En tí me encuentro, sin buscarme
acaricio mis miedos, mis deseos más puros.

El ángel lanza su cuerpo al abismo
y mientras cae
La Noche es más azul.

Omnia tempus habent